Mantención y seguridad de instalaciones eléctricas en la regulación sobre la materia

Mercurio Legal. Miércoles, 22 de marzo de 2017.

La normativa que regula la mantención y seguridad de las instalaciones eléctricas se encuentra contenida en distintos cuerpos normativos, principalmente en la Ley General de Servicios Eléctricos (LGSE), en el Decreto Supremo 327 Reglamento LGSE (DS N° 327), en el Decreto 47 Ordenanza General de la Ley General de Urbanismo y Construcciones (OGUC) y en la Norma Técnica de Instalaciones de Corrientes Fuertes NSEG 5 E.N.7.

La LGSE establece la norma base sobre la materia, disponiendo que es deber de todo concesionario de servicio público de cualquier naturaleza mantener las instalaciones en buen estado y en condiciones de evitar peligro para las personas o cosas, de acuerdo a las disposiciones reglamentarias correspondientes (Art. 139).

Si bien la LGSE no define lo que significa mantener las instalaciones en buen estado y en condiciones de evitar peligro para las personas o cosas, entendemos que estas deben cumplir con el atributo de la confiabilidad sistémica, en los términos señalados en el artículo 225 letra r de la LGSE.

De igual forma, y a propósito de las servidumbres en favor de los concesionarios eléctricos, la LGSE establece que los titulares de dichos gravámenes no podrán cruzar o imponerse sobre edificios. La normativa agrega que los corrales, huertos, parques, jardines o patios que dependan de edificios quedan sujetos a la servidumbre de ser cruzados únicamente por líneas aéreas de distribución de baja tensión (Art.54).

Asimismo, y como contrapartida, se establece una prohibición legal al dueño del predio sirviente de no hacer plantaciones, construcciones ni obras que perturben o perjudiquen el ejercicio de las servidumbres establecidas (Art. 57).

Por su parte, la OGUC establece, entre otros aspectos, una prohibición legal en el sentido de que no se autorizarán construcciones de ningún tipo debajo de las líneas de alta tensión ni dentro de la franja de servidumbre de las mismas (Art.5.1.9 inciso final).

A su vez, el DS N° 327 establece similar norma base del artículo 139 de LGSE y en su artículo 205 hace extensible la obligación de mantención a todo operador de instalaciones eléctricas, ya sea de generación, transporte o distribución, sin hacer mención a la calidad o no de concesionario eléctrico.

Asimismo, el DS N° 327 estable que las especificaciones técnicas de todo proyecto eléctrico, en relación a su mantenimiento, deberán ajustarse a las normas técnicas y reglamentos vigentes (Art. 206 inciso 1°).

En el contexto normativo anteriormente descrito, la Norma Técnica de Instalaciones de Corrientes Fuerte, NSEG 5 E.N.71(NSEG) regula aquellas instalaciones eléctricas que presentan, en ciertas circunstancias, peligro para las personas o las cosas (Art.1).

El referido cuerpo legal señala que las instalaciones eléctricas de corrientes fuertes se clasifican en instalaciones de baja y alta tensión, dependiendo de si su tensión nominal excede o no los 1.000 volts (Art. 6).

En ese sentido, es interesante destacar que el criterio de aplicabilidad de la norma técnica de seguridad es el de tensión nominal de las instalaciones eléctricas y no el de pertenecer a un segmento o subsegmento determinado de la industria eléctrica nacional.

La NSEG establece que dichas instalaciones deberán ser ejecutadas y mantenidas de manera de evitar todo peligro para las personas y no ocasionar daños a terceros (Art. 12).

En relación a las líneas aéreas, se personaliza la responsabilidad en los concesionarios y se establece la obligación de mantener en un buen estado de conservación las líneas aéreas, lo que debe ser revisado periódicamente (Art.92).

Igualmente, se establece que las líneas aéreas sin uso por cierto tiempo deben ser mantenidas y controladas como si estuvieran en servicio (Art.93).

Según lo anterior, entendemos que la revisión, mantención y control del buen estado de las instalaciones eléctricas corresponde al concesionario eléctrico, sin perjuicio de la labor fiscalizadora y sancionatoria de la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC) en el cumplimiento de la normativa sectorial.

De similar forma a lo dispuesto en la LGSE, y utilizando un criterio de temporalidad,

la NSEG establece la prohibición de no construir líneas aéreas de cualquier categoría sobre edificios existentes, ni hacer construcciones debajo de las líneas aéreas existentes, salvo casos especiales que autorice la SEC (Art.108).

En relación a los árboles y vegetación o material que están próximos a las líneas aéreas, la NSEG lo regula de la siguiente manera (Art.111):

Situación de los árboles vecinos

En relación a los árboles que están en la proximidad de líneas aéreas en conductor desnudo, la regla general que dispone el reglamento es que deben ser derribados o podados lo suficientemente para no exponer esas líneas a un peligro.

Igualmente, se establecen las distancias mínimas que deben existir entre los conductores y los árboles vecinos, según el voltaje del conductor.

Tratándose de conductores de la categoría B (mayor a 1.000 volts hasta 25.000 volts), la distancia con los árboles vecinos deberá ser tal que no haya peligro de contacto entre dichos árboles y los conductores.

Tratándose de líneas rurales —que no es lo mismo que zona rural— de la categoría B, la distancia entre conductores y los árboles vecinos será por lo menos de cinco metros, salvo que la altura de los árboles exija una distancia mayor.

En el caso de conductores de la categoría C (mayor a 25.000 volts), la distancia entre los conductores y los árboles vecinos será igual a la altura de los árboles, pero inferior a cinco metros.

De igual forma, es interesante destacar que la normativa permite la existencia de árboles frutales ubicados debajo de las líneas de las categorías B o C, siempre que el propietario de estos los mantenga en forma que su altura no sobrepase los cuatro metros sobre el suelo.

Situación de la vegetación o material ubicado en la vecindad de la línea

“Los concesionarios deberán retirar de la vecindad de la línea toda vegetación o material que pueda poner en peligro la línea en caso de incendio” (Art.111.6).

Tratándose de toda vegetación o material que pueda poner en peligro la línea en caso de incendio, la norma es clara en el sentido de que ordena al concesionario su retiro de la vecindad de la línea.

De acuerdo a la definición del Diccionario de la RAE, entendemos el vocablo “vecindad” como “contorno o cercanías de un lugar”.

Es interesante destacar que la norma no establece ni fija una distancia mínima de la vegetación o material que debe ser retirado, sino que el criterio es: i) toda vegetación o material ubicado en la vecindad de la línea y ii) que pueda poner en peligro la línea en caso de incendio.

En síntesis, y según lo analizado, se puede concluir que no existe una distancia única o estándar en la normativa eléctrica nacional para efectos de mantención y seguridad de las instalaciones eléctricas.

Lo anterior dependerá de las características técnicas, elementos fácticos y demás particularidades y atributos de dichas instalaciones, pudiendo la SEC autorizar soluciones especiales no consultadas en la normativa técnica.

En caso de divergencias y conflictos con respecto a la aplicabilidad tanto de la NSEG como de la demás normativa eléctrica revisada, la llamada a aplicar e interpretar las disposiciones legales y reglamentarias sectoriales es la SEC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *